No deseo cambiar ni una línea de mi historia

Por Luis Fernando Martínez.

Anoche tuve un sueño revelador:

Soñé que alguien, un ser especial, espiritual, llegaba a mí y se daba cuenta de que yo estaba afligido, agobiado. Me miraba y me decía que compartiría conmigo un gran secreto. Yo salía de mi estado y lo miraba con curiosidad. El ser de luz me decía entonces que, si yo re acomodaba las palabras y las frases de mi historia de una manera especial, yo podría re escribir mi historia, regresar a cualquier punto de mi vida anterior y volver a vivir desde ese momento para transformar lo que hiciera falta para ser feliz.

Al escuchar lo que el sabio me decía, me quedaba muy pensativo. La oferta

era tentadora, poder borrar cualquier cosa, escribirla de la manera correcta y volver a vivir cualquier cosa para obtener los resultados deseados… ¿por qué no? Sin embargo, mi respuesta no la daba de inmediato, me detenía a observar mi vida en el presente… todo lo que había era importante… podría haber dificultades, temores, cosas dolorosas e incluso desagradables… pero nada que yo no pudiera enfrentar por mí mismo o con mis seres queridos, con la gente en la que me apoyo… ¿Había algo tan grave en mi vida, tan desagradable o desastroso que yo quisiera transformar para siempre?

Pero además había otro riesgo: si yo cambiaba algo en el pasado, necesariamente muchas cosas de mi presente ya no existirían: la gente, los lugares, las experiencias, yo mismo… algo desaparecería necesariamente, pues yo y todo lo que soy, todo lo que me rodea, incluyendo a las personas y las cosas que ahora forman parte de mi vida está interrelacionado de una manera íntima, profunda…

Si veía mi vida no en el detalle negativo, sino de una manera más amplia, definitivamente era mucho más compleja, pero era una vida que me encantaba, que me fascinaba, yo no querría entonces cambiar una sola línea de toda mi historia…

después de que fui consciente de ello, voltee a mirar de nuevo al Ser de Luz y le dije que le agradecía mucho su ofrecimiento, pero que mi vida era perfecta tal y como era en el presente... y para que siguiera siendo así, debía que aceptar cada uno de los minutos y segundos del pasado, cada una de las experiencias vividas alegres, tristes, dolorosas… pues eran los hilos que habían conformado este bellísimo traje del presente.

Quizá en su momento, hubo cosas que en el pasado me parecieron terribles o dolorosas y, en ese instante, hubiera querido que todo fuera diferente, pero visto en perspectiva, tenía la oportunidad de reconocer que el dolor había sido transcendido y que, con el tiempo, había aprendido a hacer de ello un aprendizaje y había convertido esa experiencia de dolor, en una herramienta que me fortalecía y me hacía más fuerte… que me enseñaba de la vida y me volvía un poco más sabio, o sensible, o inteligente o sencillamente, más humano.

Sin embargo, agradecía que el Ser de Luz me hubiera hecho la propuesta de re-escribir la historia de la manera “correcta” pues, gracias a eso, me había ayudado a hacerme consciente de que mi  historia YA ERA PERFECTA tal y como era y que, la historia, tal y como había sido escrita, también era perfecta.

Al despertar, me quedaba la duda de si aquello había sido sólo un sueño o había sido algo más, una experiencia trascendental con un mensaje maravilloso que me hice estar, así como el Ser de Luz a Luis del sueño, más consciente de lo maravillosa que es mi vida y de que, definitivamente, no quiero cambiar una línea de mi maravillosa historia, la fantastica historia de mi vida como Fernando, como hermano, como hijo, como pareja, como maestro y como alumno, como amigo, como paciente o terapeuta… en todos mis roles me considero una persona plena y feliz. Y me lo he ganado.

 

 

Fotos: Axayacatl Campos García Rojas y Luis Fernando Martínez Gómez

Lugar: Torre Iglesias, Segovia, España.

About these ads